Luz para La Caya

Señor Director.
La Caya es una próspera y meritoria comunidad del municipio de Laguna Salada, en la provincia Valverde, y desde su fundación carece del servicio de energía eléctrica.

La Caya tiene una serie de prioridades que son más que suficientes para que la administración de la CDE, satisfaga esa urgente necesidad. La comunidad dispone de una escuela primaria, liceo secundario, clínica rural, teléfono y una pequeña presa para impulsar su desarrollo agrícola.

Según el último censo de 1981, su población se calculaba en más de 5 mil habitantes, la cual como es lógico ha debido crecer en los últimos años. Es lamentable que en 500 años de historia del Descubrimiento y Eevangelización de América, todavía existan en el país comunidades como La Caya, que no disponga del servicio de energía eléctrica, y que sus habitantes tengan que iluminarse en la actualidad con Gas Kerosene. Esa es la historia, esa es la realidad.

En la pasada administración del fenecido Presidente don Antonio Guzmán Fernández, la CDE, incluyó a la comunidad en sus planes de expansión. Se hizo el estudio para la instalación de sus redes, y para desgracia de sus moradores, no pasó de simple promesa.

Luego en el Gobierno del doctor Salvador Jorge Blanco, la CDE envió a la comunidad como avance catorce postes, para dar inicio a los trabajos de electrificación y pasó lo mismo. Ahora que la empresa estatal ha diseñado un plan de incorporar a sus redes a varias comunidades del interior del país, La Caya espera que se le incluya en los planes de expansión y de esa manera lograr su pleno desarrollo.

Los residentes allí, estarían muy agradecidos si el actual administrador ingeniero Marcos Subero, dispone la electrificación de la misma, y como señalé en un párrafo anterior, ya hay catorce postes que serían el inicio de una gran obra.

Señor director, en las pasadas administraciones, se disponían de los recursos humanos necesarios, pero se carecía de la visión, la creatividad y el deseo de trabajo para impulsar a la comunidad hacia la consecución de su gran meta, la de disponer de energía eléctrica.

Más de seis mil habitantes de la noroestana comunidad de La Caya están confiados de que en esta oportunidad el ingeniero Subero, los va a complacer, incluyéndola en el Programa de Electrificación Rural, que la empresa pondrá en ejecución en los próximos dias.

Quien suscribe comparte esa esperanza y la puede avalar en el buen trabajo que el ingeniero Subero ha venido desarrollando al frente de la CDE, y que ha obtenido logros concretos, como son la recuperación económica de la empresa, la remodelación de las redes de distribución de Santo Domingo, así como el incremento de la producción en kilovatios/horas.

Juan Ramón Pineda
ESTE ARTICULO FUE PUBLICADO POR EL DESAPARECIDO PERIODICO /ULTIMA HORA/ 3 DE MAYO, 1993. pág. 10.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diez razones que llevaron a la muerte de Narciso González

Camión volteo se accidenta en autopista Duarte, en Jaibón, Laguna Salada.